Latidos de cariño y afecto que nutren al Alma.Gracias por su visita.

viernes, 6 de agosto de 2010

Cuando nos llegó la colita del Ciclón Inés ( 1 )




CUANDO NOS LLEGO LA COLITA DEL CICLON INES

Cuando el ciclón Inés duró más el problema. Hasta hubo adelantos de partos, que se atendieron en la zona militar.
Y canastillas de ropita recibieron aquellos bebes, que presintiendo el peligro, la naturaleza los hace expulsar, para protección tanto de la madre como del bebe.
Uno de ellos nació güero, güero, y decían, es que las aguas lo relavaron.
Y todos queríamos conocer, a ese bebé, que había venido con el ciclón.
Yo en mi casa, junto a mi abuelita, atrincheradas por la cercanía del ciclón vi como se nubló el cielo, y finas gotas empezaron a caer, y todos comentaban ahora si nos tocó.
Y soplaba un viento sospechosillo, y había un silencio de muerte por toda la escuela primaria (ver foto), y parecía que todos se habían ido ya.

Y cuando, ya encerradas, empezó a silbar el aire, yo me trepé a la cabecera de una cama y observaba los árboles, tomar dirección hacia un solo lado, y mi abuelita, me jalaba de la ropa, y me ordenaba ¡bájate! Si un palo vuela y rompe los vidrios, en tu cara caerán vidrios.
¡Bájate! ¡Ya voy! ¡Ya voy!
¡Déjame mirarlo cara a cara!
Pasara por nuestra casa, y yo no lo veré.
¡No es justo abuelita, déjame!
¡Que no es justo, ni que nada! Y unos manazos a las canillas me metió.
Y como nunca me pegaba, me ardió como chile, y caso le hice.
Y empecé a comer, teníamos de todo, gracias a Dios, y después de un rato, un silencio, el aire se calmo, y yo quería salir a ver lo que había pasado.
Y mi abuelita no me dejó.
No, me aclaró, porque estamos en el ojo del ciclón, que es el centro sin aire, y regresará el tiempo ventoso, y ahora volverá del otro lado, y lo que quedo débil, ahora si caerá.
Se pondrá más peligroso, volara de todo, y contra todo.
No sales, y ya cálmate, me pones nerviosa con tanto brinco, y tantas preguntas.
Esto del ciclón, que tarda tanto en llegar, y tanto en irse.
Y mi tío Ángel, en su cama de fierro, con tablones, en lugar de colchón.
Fumaba dia y noche, noche y dia.
Por eso, no se le ponía colchón a su cama.
Tablas, y unas cuantas colchas o cobijas, para amortiguar un poco lo duro de las tablas.
Abuelita, temía que un dia, al dormitar, se encendiera el colchón donde durmiera mi tío, al quedar algún cigarrillo, en contacto con las telas.
Fumaba 3 cajetillas diarias de cigarrillos, de la marca Argentinos; que no le faltara el cigarro, porque enloquecía más, si es que eso es posible.Mi tío tenía esquizofrenia.

16 comentarios:

  1. Que episodio tan peligroso y que inocente visto a los ojos de un niño, en este caso de esa inocente y dulce niá que fuístes tú, a pesar de las reprimendas de tu abuela.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. WOW!
    que relato más interesante... lleno de inocencia y algunos malestares...

    buenisima entrada!

    ¡BESOS!

    ResponderEliminar
  3. Hola Marucha.De la forma que has relatado al destructivo ciclón Inés, da la sensación de que lo que has descrito está ocuriendo en este mismo momento.
    Por cierto ¿qué es un niño agüero?
    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  4. Paso de nuevo para darte las gracias por tu aclaración.
    Un fuerte abrazo desde las Islas Afortunadas-Las Canarias.

    ResponderEliminar
  5. Relatos que comunican lo verdadero, los acontecimientos que nos suceden en nuestras vidas.
    besos perfumados

    ResponderEliminar
  6. ayyyy, manita, que es un niño guero?
    Maruchina que en tu vida hay de todo, como en botica.
    como me gustan las historias tuyas y de la abuelita¡¡¡
    te mando mi abrazo querida amiga del alma.

    ResponderEliminar
  7. buenos dias Marucha ...gracias siempre por tu amistad y con cariño te deseo un feliz fin de semana
    Marina

    ResponderEliminar
  8. Buen relato y fotografías.

    Pero sobretodo me he pasado por aquí para dejarte mi cariño.

    Maite

    ResponderEliminar
  9. Buen relato, con un trasfondo más que dramático.
    Al leerte, me has hecho pensar en la cantidad tan grande de malos ratos que tuvo que pasar tu abuelita.
    ¡Qué dura es la vida!

    Besos

    ResponderEliminar
  10. hola marucha como estas?, hoy paso a leerte y me gusta simpre tus narraciones y relatos de acontecimientos y vivencias, siempre es muy bello recordar, no me olvido de ti solo ke aveces cuando paso, y no veo que actualizas me voy pensando en regresar, y aveces el trabajo u otros menesteres me atan, pero siempre estas presente, te dejo un abrazo y bendiciones con amor...luz estrella

    ResponderEliminar
  11. Hola Maruchiña, ya veo que tenías que obedecer a la zuerza si no esas canillas tu abuela te las ponía calentitas.
    Menos mal que todo pasó.
    Abrazotes.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  12. Hola Marucha,
    hoy no voy a dejarte
    un poema

    Pero sí una sonrisa
    y un abrazo de cariño
    ya que lo tienes merecido

    Por las semillas
    de amistad
    que vas tejiendo

    A la lumbre de la esperanza
    rodeada de benjamines sueños
    que bañan las ilusiones

    Feliz comienzo de semana
    de esta que te aprecia
    y te admira!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  13. Hola Maruchiña, vengo a ver como van esas canillas, parece que te acuerdas bien, ya he comprendido que tu abuela era una mufer de caracter.
    Muchos achuchones y besines.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta como relatas, no es fácil.

    Te dejo todo mi cariño.

    un fuerte abrazo

    Maite

    ResponderEliminar
  15. Hola Maruchiña, ya estoy aquí, y sigo pensando que tu abuela era muy recta, pero muy inteligente, sabía muy bien lo debía de hacer en todo momento.
    Un abrazo grande.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  16. AMIGA, ME HE HECHO TU SEGUIDORA!!!
    "...La mitad queda en la nada
    Y el corazón queda entero.
    Con la luz de otro lucero
    el alma queda tapada."
    MUY BUENOS VERSOS
    AMALIA

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog