Latidos de cariño y afecto que nutren al Alma.Gracias por su visita.

lunes, 12 de julio de 2010

Amenazas de ciclón ( 3 )


Yo miraba extasiada, la llegada de tantas personas a la escuela primaria; familias completas.
Cargando con todo lo imaginable, y eso que había órdenes: sólo lo más indispensable.
No, ¡que va!
Entre las colchas que contenían ropas, traían escondidos los guajolotes, pollos, perros, gatos, y hasta cochinos.
Y todo entraba a la escuela.
Se llenaban salones, se llenaban corredores, de arriba y de abajo, todo lo que tuviera techo, se convertía en hogar.
Aunque no tuviera paredes.
Ya llena toda la escuela, arriba y abajo, y corredores interiores, seguían los corredores exteriores.
Casi no dejaban por donde pasar.
Ya para entonces, estaba a cargo la autoridad militar,
Llegaban los convoyes, casi al final con los pobladores de las colonias lejanas, más reacios a salirse de sus hogares.
A los últimos en salirse, los sacaban ya en lanchas, así de alto se subía el agua en esas tierras.
Ya que ya no cabía ni un alfiler en la escuela, así de lleno estaba todo, de gentes, de cosas, de todo.
Y seguían llegando familias, y la escuela era uno de los pocos sitios seguros de Pueblo Viejo.
Y el ejército intervenía…
Iban de salón en salón, ¿de quien son estos muebles?, ¿de quien estos roperos?, ¿y estos trasteros?
Deben sacar eso, la gente necesita espacio.
¿Cómo que sacarlos?
¡Si llegamos primero!
¡Y ya no cabemos más familias en este salón!
Ya no caben mas personas, porque llenaron esto de muebles.
Lo que importa son las vidas; repetimos, saquen eso, vamos avisando de salón en salón, cuando regresemos, nosotros mismos sacaremos las cosas que realmente no sean indispensables para vivir.
Si era muy grande la necesidad de espacio, en ocasiones, se escogía una estufa, de todas las familias, que estuvieran en un salón y en esa estufa, todos debían guisar los de ese salón.
Había enojos, reclamos, pero se obedecía.
El ejercito no es cosa de juego, y todo se hacia en orden, buscando proteger vidas humanas.
Al sacar las cosas de gran volumen, las protegían con grandes plásticos, las colocaban frente a los salones donde estaban sus dueños, y se amarraban y tapaban con trapos.
El ejercito, tenia listas, de cómo iban llegando los damnificados, donde estaban ubicados. De donde procedían.
Cuantos niños, cuantos adultos, todo en orden.
Y luego, llegaban las despensas, que repartían el ejército, y eran filas, y era un gusto, y un estarse festejando, ¡que bueno!, ¡estamos muy bien!
Traían también pipas de agua potable, porque no era suficiente, la toma de llave, que ya había en la escuela primaria.
También emprendían los soldados campañas de desparacitacion, algunas vacunas, no se cuales, aun era muy pequeña, y no recuerdo cuales eran.
Para ir a los sanitarios, la locura.
Filas y filas, y soldados evitando el desorden.
A los niños, los adultos, los hacían ir a la parte de atrás de la escuela, entre árboles frutales, y platanales.
Por chiquitos, donde quiera hacían.
Hasta a medio patio, y no había ni por donde caminar.
Y el mosquero, y los mosquitos, y el olor…
A todo, a la gran cantidad de animales, que tenían al fondo del patio; olía a gallinas, patos, perros, gatos, pájaros y cotorros hablantines en jaulas, a todo.
El ejercito, hacia guardias, dia noche.
Se rolaban, manteniendo todo sobre ruedas.
Organizaban a los damnificados, quienes debían lavar los servicios, cada cuando, y donde se bañaría la gente; quienes barrerían patios, por donde se pudiera, evitar sobre todo una epidemia por el hacinamiento.
Impedir los pleitos, es difícil convivir días, con gente del todo desconocida, los niños que hacían grupitos, los adultos, que nerviosos, pensaban en las cosas que habían dejado atrás, algunos iban a sus casas a cuidar lo poco o mucho que habían dejado por mas que el ejercito le indicara que era muy peligroso.
Y el ruido, ruido, ruido, a todo, a música de radios, a platicas, a regaños de madres a sus hijos que se les iban lejos de su vista, a hombres que maldecían por el tiempo, que si iba a venir un ciclón, que ya llegara, que es mejor el ¡ya! A estar días esperando por donde va a pegar.
Que si no trabajan, que conque dinero, repararían lo que se les hubiera estropeado.
Que ya se fue el ciclón para otro lado, que aun no pega, pero se esta alejando, y unos que se iban, por mas que los soldados les indicaran, no se vayan, aun no pasa el peligro.
Y al otro dia, de nuevo volvían, y querían el espacio que antes ocupaban en un salón, que no, que ya están otros, que para que se iban, que haber donde caben ahora.
Y veía lágrimas, y había dolor y desencanto.
Y yo me sentía culpable de tener donde vivir, de estar como si nada, de que mis cosas, no sufrieran daño alguno, y quería alguna familia viviendo ahí conmigo, dentro de casa.
Y algunos se lo pedían a mi abuelita, ¡déjenos doña Luz! Déjennos quedarnos en su casa.
Y abuelita, no, apenas quepo yo, mi hijo y mi nieta.
Y yo haciendo changuitos con mis dedos, para que los dejara vivir en casa.
Y se iban, desencantados.
Y abuelita, me miraba en el rostro la decepción, y sus palabras sabias: el chiste no es meter a alguien a vivir a tu casa, el chiste es después como le haces, para que esa gente se vaya, y no se vaya sintiéndose corrida.
Que es muy fácil meter las cuatro patas, pero sacarlas sin llenarse de lodo, eso si es lo difícil.
Y yo, mirando, oyendo, viviendo entre la gente, toda la gente, toda de todas las orillas anegadas, y sintiendo como míos los temores, sus alegrías, y bañándome de gente, y mas gente, y llenándome por dentro de vidas, y mas vidas.
En muchas ocasiones, todo quedaba en solo un susto, en cosas mojadas, y se iban en pocos días a sus casas.

16 comentarios:

  1. huy la verdad es que debe de ser impresionante como las fuerzas de la naturaleza nos hace tan débiles y tan pequeños.
    GRacias por contar historias te leo y me gusta
    besos

    ResponderEliminar
  2. La fuerza de la naturaleza nos hace débiles y pequeños.
    Tus historias me gustan gracias, por dejarlas
    besos

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada.
    Realmente es muy duro lo que cuentas.
    ¡Qué de calamidades!
    Aunque la naturaleza provoque esos desastres, los humanos contribuimos a hacerlos más o menos llevaderos.
    Creo yo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Leyéndote hace que perciba los sentimientos que transmiten tus palabras, por medio de la poesía o vivencias que van salpicando los momentos.
    Ello hace que me resulte muy agradable pasar un rato a tu lado visitándote y comentando.

    Un suspiro
    enamorado
    de un rayo de luna
    en el claro del bosque

    Un suspiro
    enamorado
    de las lagrimas del viento
    en el claro del lago

    Un suspiro
    enamorado
    del travieso sosiego
    en el claro del alma

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga Marucha que pena tanta tragedia
    la desesperación de la gente deve ser muy grande,todos quieren lo mejor y se olvidan
    en realidad que estan en emergencia.
    Un abrazo grande amiga que tengas una bella semana.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Maruchita querida. Qué tristes son las situaciones como la que describes, querida amiga. La gente que lo pierde todo y que ni donde vivir les queda. Y tú querías que tu abuelita les diera cobijo, pero ella se veía impotente también para ayudar, sabía que después le lloverían los problemas a ella...Una entrada para hacernos reflexionar, amiga mía. Te dejo un beso y un abrazo enormes y mis mejores deseos para el fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Recordandote con cariño y dejandote un calido abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  8. Paso a desearte un expendido fin de semana, con la emoción añadida al celebrar mi santo en el día de hoy.

    La fiesta del Carmen la estoy viviendo con especial ilusión y no quería dejarla pasar sin compartirla contigo.

    Un murmullo acariciando los sueños del color de las estrellas.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  9. Marucha:
    ¡que difícil situación¡.
    uno piensa, como va a seguir la vida, después de una catastrófe..
    son experiencias imborrables.
    besos amiga

    ResponderEliminar
  10. Que triste situación. Es muy fácil imaginárselo, porque lo describes magistralmente

    ResponderEliminar
  11. MUY BONITO TU RELATO ...A VECES TRITE ...BUENA SEMANA
    BESOS
    MARINA

    ResponderEliminar
  12. !Menuda situación Marucha, que tremendo!, la naturaleza cuando se pone brava nos hace ver cuan frágiles y pequeños que somos ¿verdad?, ahora mismo, escribiendote este comentario, me vienen a la mente las tremendas imágenes del desbordamiento del rio Guadalquivir casi llegando a Córdoba: pueblos absolutamente inundados y casas que casi no se les veía más que el techo, todo lo demás era agua y más agua... y esa gente, que había perdido todas las pertenencias de una vida... igual debieron de sentir que lo que relatas tú, ansiedad y más ansiedad y una angustia tremenda de qué pasaría con sus casas, sus cosas y su vida si el ciclón finalmente venía arrasandolo todo... !que espero que no!, que se desvie al mar, por favor...
    No he vivido jamás un ciclón -gracias a Dios-, la verdad por aquí ciclones no hay, sí tormentas, inundaciones, terremotos... !cuanto dolor y desolación!
    Maravillosamente bien has narrado esta entrada... abuelita, sabia como siempre: entrar las patitas es fácil, sacarlas sin llenarse de lodo es lo dificil.
    En México no sé si por estas fechas estais de vacaciones, en España, es la época de las vacaciones, justo ya este viernes me tomo las mías, y, aunque no publique, sí que estaré leyendoos y haciendo comentarios... hasta septiembre que vuelva al trabajo y a la rutina.
    Feliz verano y felices vacaciones, corazón

    Un besote, ya sabes, de esos gordísimos y muy sonoros

    ResponderEliminar
  13. Hola Marucha, tristes historias pero muy reales, de las que tú, tienes la habiledad de hacernos entrar en tus letras y sentirlas como si las viviéramos.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  14. Hola Marucha tu abuela tenía razón, dejar que alguien entre en tu casa es facil...sacarla es otra cosa.
    Tu abuela era una sabia mujer.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  15. Paso a saludarte y a la vez a despedirme porque voy estar descansando en principio todo el mes de agosto.

    Solamente va a permanecer en activo Mis caricias del alma, para no dejar todos los blogs privados del roce de los amig@s. En el momento que alguien deje su sello, lo saludaré gratamente complacida desde la distancia.

    A mi regreso volveré a reencontrarme contigo haciendo acto de presencia, para seguir cultivando la fuente que nutre nuestra amistad a través del dialogo, cambiando impresiones al calor de la tolerancia, y en buena armonía como hasta estos momentos.

    Felicitaciones para todos aquellos que ya han disfrutado de sus vacaciones, como para quienes las están viviendo en estos días y han tenido la delicada atención de pasar a visitarme.

    Un cálido y afectuoso abrazo acompañado de una rosa blanca para ti amig@, por cada uno de los días que me encuentre ausente, ya que te llevo presente en el interior de uno de los archivo de mi corazón.

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  16. Debe ser muy duro vivir esa situación, perder todo lo que se tiene...

    Una buena entrada. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog