Latidos de cariño y afecto que nutren al Alma.Gracias por su visita.

miércoles, 7 de octubre de 2009

Personal de intendencia de la Esc. Prim. "Expropiación Petrolera "



El personal de intendencia de la escuela primaria "Expropiación Petrolera" desde 1940 hasta el año de 1978:




1.-Ángel Mayorga Orozco.
Solo duró un par de años, y el trabajo, se lo dejó a su mamá.
Se pasó de mojado a Estados Unidos dos veces, y la última vez, regresó, con un parche en la nuca, pintada ésta de tinta roja, y por completo trastornado.

2.-Luz Orozco León.
Mi abuelita Luz.
Llegó a trabajar, cuando la escuela, aun no tenia agua entubada ni electricidad.
Y cuando el ciclón del 55, y su casa se quedó muy destrozada, le ofrecieron vivir en la escuela, ya tenía años de trabajar en la escuela, y sirve que cuidaría dia y noche de sus instalaciones.
Venia con ella, también, su hijo José Antonio Tiburcio Orozco, al que le dió carrera de profesor, en la Normal Miguel Hidalgo, la del Padre Rosiles.
Durante años, también vivieron con mi abuelita Luz, dos primos míos, hijos de una hija de mi abuelita Luz.
Mi prima Norma Luz, que vive en Poza Rica, que es dueña de una zapatería.
También de un negocio de bordados, le hacen grandes contratos, y cuenta con varias empleadas.
Y mi primo Lalo, que esta en Monterrey, NL.
Cuando tenían 13 y 14 años, se fueron con su mamá, y mi abuelita sufrió mucho.
A Norma, le pagó sus estudios de secretaria, cuando esta le solicito su ayuda, en unas cartas.
Le decía, abuelita, usted tenia razón. Necesito estudiar.
Ayúdeme por favor.
Y mi abuelita Luz, sin rastro de resentimiento, toda su carrera le costeó.
A mi primo Lalo, abuelita le decía, estudia, lo que quieras, yo le te pago el estudio, y el que aun no tenía pensamientos serios, le decía, abuelita, mira a ese carretonero, que va pasando y que lleva ramas y piedras de acarreo, eso quiero ser yo.
No voy a estudiar.
No me gusta estudiar.
Y cuando ya estaba viejon, creo que ya hasta próximo a casarse, o recién casado, que le de dice a mi abuelita, en una visita que hizo al pueblo:
Abuelita, ayúdeme.
Ya quiero estudiar.
Estoy de ayudante de mecánico dental, y ahora si quiero estudiar.
Quiero ser dentista.
Entonces, abuelita, le dijo, ya es muy tarde.
Ya tienes compromiso, y yo estoy dándole educación a tu prima Luz, y tengo otros gastos.
Para todo hay un tiempo, cuando sale una oportunidad, hay que tomarla, yo te ofrecía esa oportunidad de estudiar, hace más de 10 años, ya vez tú hermana, 2 o 3 años después que se fue de aquí, me tomo la palabra y salio adelante.
Lo siento mucho, pero no puedo ayudarte.
Para que quieres que te desincomode, que dejes de trabajar.
Mi prima, al morir mi abuelita, le mandó hacer una lapida en el cementerio del pueblo, de lo mas bonita.
Mi esposo, se encarga de los pagos por mantenimiento del cementerio.
Mi abuelita, al final de sus días, era más mía que de nadie más.
Y ahora, sus restos, son más míos, que de nadie más.
Su fosa, los papeles de la misma, están a mi nombre.
Un dia, vino mi hermano el sacerdote, y platicando me dijo, quisiéramos, pasar los restos de mi abuelita Luz a Monterrey, estamos la mayoría de la familia allá.
¿Como ves?
No.
Buelita en vida, me dijo, quiero y te encargo esto, que no me anden moviendo, de un lado para otro.
Estoy muy cansada ya.
Deseo descansar. Cuando muera, por favor, encárgate de que mis restos no los anden moviendo de un lado para otro.
Hasta el dia que Dios me resucite.
Y yo obedezco a buelita, aunque ya no esté viva, yo la obedezco. Ya dejo dicho.
Como dos años después, de la petición de mi hermano Eduardo, papá, me dijo un dia al teléfono, hijita, ¿como ves? desearía que me sepultaran al lado de mi madre.
En ese cementerio tranquilo de Pueblo Viejo., Veracruz.



¿Dejo instrucciones a tus hermanos, de que se haga así?
¡Pero papá!
¿Que no piensas en tus otros hijos?
Que tendrán que dar la vueltota hasta el pueblo para llevarte flores.
Si has vivido casi toda tu vida allá, para que quieres ser sepultado acá.
Mira, allá en el cielo, tu y mi abuelita, juntos estarán.
Deja descansar a mi abuelita, déjala descansar por favor.

5 comentarios:

  1. Este relato me ha llegado al coreazón, Marucha.¡Cuánto amor y generosidad de la abuelita Luz, y qué amor del abuelo queriendo estar junto a su mujer hasta el momento de su resurrección!. Tenéis todo un sentido cristiano de la vida tan profundo que me emociona. Quiera Dios que todos salgan adelante en esta vida y en la otra. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. amor y libertad,gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. Don Fernando, acá estamos,tratando de narrar algo que se vivió hace muchos años,tantos,y agradezco sus líneas.
    Espero que en el concurso literario en España, le vaya de lo mejor.Se lo merece.
    Su blog,donde usted hace públicos sus poemas, es muy reconocido por poetas y escritores.
    Gracias don Fernando por sus palabras.

    ResponderEliminar
  4. marucha cuantos lindos recuerdos guardas en tu memoria, me kedo admirada d ela facilidad ke tienes para narrar cada uno d elos acontecimientos, se ke te impulsa un cariño muy grande por todos los ke forman parte d eti de tu entorno, un abrazo marucha muy fueret y bendicioes con amor...luz estrella

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog